25 Canciones para deprimirse (o tirarse a la cama y llorar)

por G. Bastas Chipoco


Alone Again (Naturally) (1972) – Gilbert O’Sullivan

Una característica inherente en todos los habitantes de las Islas Británicas es la de cargar cierta melancolía implícita en su sangre, es propio de ellos como su clima grisáceo y húmedo. El impertérrito invierno emocional se trasluce en los versos de O’Sullivan quien lamenta su mala suerte y miseria personal en todos los niveles posibles, desde el fracaso amoroso hasta la muerte de sus padres. Peor no le puede ir.

La frase: “Pareciese que hay más corazones rotos en el mundo que no pueden ser sanados, abandonados sin atención ¿Qué hacemos ¿Qué hacemos?”

Fast Car (1988) – Tracy Chapman

A finales de los 80’s -en pleno reinado pop de Madonna, Prince y George Michael- aparece Chapman con una propuesta sencilla y honesta. Tomando la escuela folk del primer Paul Simon y, sobretodo, de Bob Dylan, la morena suelta reflexiones de calado social y profundo impacto generacional. Fast Car era su carta de presentación y un testimonio de una vida muy difícil como la de cualquiera, la del americano promedio. El lado oscuro del American Dream.

La frase: “Sabes, mi padre tiene un problema, vive con la botella; así es la cosa. Él dice que su cuerpo es demasiado viejo para trabajar, yo digo que su cuerpo es demasiado joven para lucir así”

Brick (1997) – Ben Folds Five

Una canción pop sobre un aborto está demasiado lejos del espectro habitual del oyente, pero Ben Folds canta con sobriedad y con extrema sinceridad la historia que vivió junto a su enamorada cuando eran apenas unos mocosos en la secundaria. Aparte de revelar un problema social en Estados Unidos, Brick fue para el trío un hit en los charts y un tema de culto en la década pasada. La preciosa melodía de piano y arreglo envuelve un tema duro y difícil y consuela el dolor en las palabras.

La frase: “Ahora que he encontrado a alguien me siento más solo, como nunca me he sentido antes”

Dance With My Father (2003) – Luther Vandross

La aterciopelada y suave voz negra más emotiva del soul norteamericano en décadas murió triste y, trágicamente, tras una larga agonía a causa de una diabetes galopante que poco hizo para domar el espíritu de Vandross, quien a principios de la década cantó su epitafio. Dance With My Father revela los temores de quien deja a sus amados atrás a causa de la muerte, la inexorable angustia de no querer decir adiós. El drama que vivió en sus últimos días.

La frase: “A veces he escuchado afuera de su puerta cuánto mi madre lloraba por él. Rezaría por ella incluso más que por mí”

Waiting In Vain (1977) – Bob Marley & The Wailers

En un álbum que alcanzó la casi perfección en el género del reggae y es un pilar del world music, Bob Marley firmó una plegaria a su amante para que le diese seguridad y confort a su lado tanto en las buenas como en las malas. Siendo el reggae una música de espíritu festivo por antonomasia, la emotividad en los versos de Marley exhiben a un hombre enamorado y vulnerable a las decisiones de la vida y la de su mujer, Rita.

La frase: “Verás, sé que en la vida hay demasiado dolor, pero tu amor es mi alivio. Las lágrimas en mis ojos arden, las lágrimas en mis ojos arden mientras espero. Mientras espero por mi turno”

No Surprises (1997) – Radiohead

Una de las virtudes de la primera etapa de Radiohead era la de componer canciones intrincadas y de obtuso significado, relevancia y profundidad a partir de casi nada o de sentimientos sencillos y característicos de la vida moderna y urbana en los 90’s. En éste caso, la reconfortante seguridad que alberga la monotonía.

La frase: “Eligiré una vida tranquila, un apretón de manos de monóxido de carbono. Sin alarmas ni sorpresas”

Don’t Ask Me Why (1989) – Eurythmics

Annie Lennox nunca fue tan cruel y despiadada con su voz. En el que sería el penúltimo disco del dúo Eurythmics -en un intervalo que duró diez años hasta 1999 con Peace- la inglesa suelta todo el resentimiento e indiferencia que puede ser capaz de albergar por su amante y lo despacha como un despojo al cual poco le importa lo que sintiera por ella. Bajo los arreglos de un pop elegante ésta balada de corte dramático y tremendista es para deprimir a cualquiera.

La frase: “No me preguntes porqué, no te amo más. No creo que lo haya hecho siquiera y si acaso tuvieses alguna clase de amor hacia mí, más vale que lo mantengas muy bien oculto”

Everybody Hurts (1992) - R.E.M.

A principios de 1990 la tasa de suicidio adolescente en Estados Unidos se disparaba. Kurt Cobain no se moría aún, pero la sensación de desamparo y soledad en los jóvenes era tácita y rotunda. Michael Stipe, quien goza de una empatía y capacidad lírica envidiable a la hora de componer clásicos, puso en marcha una exhortación a todo aquel que lo escuchase a que no se dejara derrotar por la depresión, que los días difíciles llegan, pero siempre pasan. Un alegato de fortaleza.

La frase: “Cuando estás seguro que te has hartado de ésta vida, resiste. No te abandones, todos lloran y todos sufren a veces”

To Be Alone With You (2004) – Sufjan Stevens

El ambicioso y prolífico Sufjan Stevens lanzó el desnudo Seven Swans, un álbum rico en lírica e imaginería bíblica en donde se encuentra éste track que muestra la faceta romántica del cantautor con modestia y creatividad, en una tradición compositiva similar a la de un Tom Waits genérico y menos beatnick. El norteamericano canta una balada para enamorar, pero también conmover.

La frase: “Nadaría a través del lago Michigan, vendería mis zapatos, entregaría mi cuerpo por regresar al resto de la habitación para estar a solas contigo”

Sad Eyes (1999) – Bruce Springsteen

En un periodo de silencio en el que The Boss se encargo en revaluar su vida y los nuevos objetivos en su carrera, el álbum de outtakes y lados B llamado 18 Tracks salió a la luz teniendo como single a ésta canción. Una balada simple y harto sensible con el calado emocional típico de un hombre sin muchos miramientos y cuyo único fin es la de ser feliz un día a la vez junto a la persona correcta. La melancolía que destila es tanta que Enrique Iglesias osó en mutilarla sin sentido y desperdiciar su belleza natural.

La frase: “Tú dices que eres feliz y que te está yendo bien, pues, sigue adelante, nena, tengo mucho tiempo. Los ojos tristes nunca mienten”

How Can You Mend A Broken Heart? (1972) – Al Green

Original de los Bee Gees -de su soberbio LP Trafalgar; en su primera etapa como compositores de clacisistas baladas folk-pop- y versionado con destreza y mucha calidad por un monumento del soul y funk norteamericano, Al Green. Con su quejosa voz y fraseo el reverendo Green se adjudica como suya una canción de desamor y dolor innato. El innegable sufrimiento del fracaso emocional tiene diferentes colores y sonidos, éste quizá sea el más perfecto.

La frase: “Por favor, ayúdame a reparar mi corazón roto. Todavía puedo sentir la brisa que susurra a través de los árboles y los recuerdos brumosos de los días pasados. Nunca vimos el mañana, nadie dijo nada del dolor”

Tears In Heaven (1992) – Eric Clapton

El trauma de perder a un hijo, más aún en las circunstancias en la que murió Conor (una caída libre desde lo alto de un rascacielo en New York City), puede ser suficiente para destruir la moral y quebrar el espíritu de cualquiera. El dios Clapton, quien siempre trató de emular a sus ídolos de blues, en especial Robert Johnson, aprovechó para componer una sentida canción de despedida para su primogénito. El resultado fue una atronadora balada que no deja nada más que sentimientos al descubierto y el deseo de un espacio en el cielo al lado de su hijo.

La frase: “El tiempo puede abatirte. El tiempo puede ponerte de rodillas. El tiempo puede romperte el corazón. Tenerte implorando piedad, implorando piedad”

Miss Misery (1997) – Elliott Smith

La trágica existencia de Elliott Smith llegó a su zénit con la composición de Miss Misery, el single de la banda sonora del regular Good Will Hunting de Gus Van Sant. La canción fue ése tantas veces esquivo trampolín de un incómodo Smith hacia el mainstream, al punto de ser nominado a los Academy Awards -el cual perdió, naturalmente, por la inferior My Heart Will Go On. Pocos años después Smith se suicidó a causa de la depresión que lo desgarraba por dentro. Sin embargo, la canción quedó como un testamento de su talento y sufrida sensibilidad y una confesión de su atormentada relación con su pareja de entonces.

La frase: “Fingiré a lo largo del día con algo de ayuda de Johnny Walker etiqueta roja. Mandaré el veneno que llueve al desagüe por poner pensamientos malos en mi cabeza”

I Can’t Make You Love Me (1991) – Bonnie Raitt

Tras varios penosos años consumida por el alcoholismo, la leyenda del Country & Western, Bonnie Raitt, continuó su racha de éxito -iniciada con el fundamental Nick Of Time de 1989- con ésta bucólica balada que salió de una serie de sesiones recluída al norte de California forzándose por desnudar sus sentimientos y llegar a un acuerdo consigo misma a aceptar una nueva fase en su vida y todo lo que deja atrás, incluído el amor fallido.

La frase: “No seas condescendiente conmigo, no puedo forzarte a amarme si no lo haces. No puedo forzar tu corazón algo que no sentirá”

Sacrifice (1989) – Elton John

Todavía inmerso en su adicción a la cocaína, además de su bulimia, Elton John cerró los 80’s -de supuesta sobriedad (cambió el glam por elegantes trajes y sombreros) aunque al final tan excesivo como su periodo dorado de 1970 a 1976- con Sleeping With The Past, un álbum en el que trató de reinsertarse en el espectro comercial. Sacrifice fue su mejor resultado siendo su primer #1 en el Reino Unido. El corte introspectivo y afligido de la canción sobre las relaciones, el divorcio e infidelidad, contribuyó a elevar Sacrifice a un nivel de clásico Adulto-Contemporáneo.

La frase: “Mutuo malentendido después del hecho. La sensibilidad construye una prisión en el acto final. Perdemos dirección, removemos cielo y tierra. Sin lágrimas para maldecirte cuando los celos arden”

Grace (1995) – Jeff Buckley

La vida que tuvo Jeff Buckley es equiparable a la luz de una vela que se apaga de un momento a otro, el chispazo que enciende algo más grande aún. En su único disco lanzado en vida el cantante norteamericano despliega su voz de ángel hasta el mismo cielo para erizar la piel de quien lo escuche con ésa intensidad de quien canta con el corazón en la mano y la verdad en la boca. Nunca ningún otro cantante sonó tan desgarradoramente honesto cuando sufría en el escenario.

La frase: “Bueno, mi tiempo se aproxima y no tengo miedo a morir. Mi voz desvaneciéndose le canta al amor, pero ella le llora al paso del tiempo, del tiempo”

Into My Arms (1997) – Nick Cave & The Bad Seeds

De las cenizas de su efímera relación con la musa urbana, PJ Harvey, el cantautor australiano Nick Cave da una vuelta de tuerca a su estilo rabioso de los 80’s, y preciosista de principios de los 90’s, a uno más confesional aún y desnudo en The Boatman’s Call, quizá su obra maestra definitiva. Cave utiliza el piano como mero acompañante a su plegaria a un dios anónimo en el cual no cree, pero a quien encomienda su amor y su vida sólo para asegurarse la dicha que él y su amante persiguen.

La frase: “No creo en la existencia de ángeles, aunque al verte me pregunto si es verdad. Pero si lo hiciera los convocaría a todos y les pediría que velaran por ti”

Femme Fatale (1967) – The Velvet Underground

Con la voz gélida de Nico recitando los versos de Lou Reed, la historia detrás de la canción es, presumiblemente, sobre la socialité y actriz Edie Sedgewick, cuya breve vida y silencioso final encaja a la perfección, cual zapatilla de cristal, a ésta trágica, nihilista y cuasi-romántica canción sobre una existencia vacua e insulsa.

La frase: “Basta con mirar hacia sus falsos coloridos ojos, ella te construye sólo para echarte abajo. Qué payaso”

Joey (1990) – Concrete Blonde

Básicamente, Joey es sobre la constante lucha de un hombre por superar los demonios del alcoholismo. La fuerza y convicción en la voz de Johnette Napolitano para dar su punto de vista y protagonismo en la canción es vívida. Quien pedeciese de alguna adicción encontrará en éste track, del conciso Bloodletting, algo más que un simple testimonio.

La frase: “Solía llorar hasta quedarme seca. Todavía, a veces, tengo un extraño dolor adentro. Oh, Joey, si estás herido entonces yo también lo estoy”

The Needle And The Damage Done (1972) – Neil Young

Entre los muchos clásicos que alberga Harvest, su trabajo más exitoso y mejor armado de todos, es ésta canción cuya inherente poesía, sencilla y bucólica, la que escenifica los sentimiento de un Neil Young haciéndole frente a un estilo de vida no que añora sino que vive y comparte junto a sus camaradas. El vicio a la heroína, o cualquier otra droga, jamás se planteó con tanta sinceridad y lastimera empatía. El canadiense quiebra su canto al punto de conmover, nunca sermonear, a quien lo escucha.

La frase: “He visto a la aguja y el daño infligido. Una pequeña parte de ello en todos, pero cada adicto es como un sol que se oculta”

Drugs Don’t Work (1997) – The Verve

Se dice que la canción es sobre la lenta muerte del padre de Richard Ashcroft, aunque hay pocas pistas al respecto. De cualquier modo, éste track del esencial Urban Hymns es el canto de cisne de una era en la música, entiéndase el britpop, y de la juventud que vivió la intensidad de los años 90’s a los pies del éxtasis y el PCP. La honestidad de Ashcroft lo ensalzó como vocero de una generación y Drugs Don’t Work desnudó su lado más vulnerable.

La frase: “Ésta vez me estoy derrumbando y espero que pienses en mí mientras te acuestas en tu lado. Ahora las drogas no sirven, sólo te empeoran, pero sé que veré tu rostro otra vez”

Julia (1968) – The Beatles

Julia es largamente una composición en solitario del beatle John con el fin de exorcisar el fantasma del recuerdo de su madre el cual nunca lo dejó del todo, así como además para confesar su devoción hacia una nueva mujer en su vida: Yoko Ono. Los intrincados versos y caprichosa imaginería de Lennon quien estaba por encima de las capacidades compositivas de sus compañeros de banda y tanto en el inmenso The White Album como en ésta canción, se puede apreciar un Lennon inpirado como suceptible a sus emociones.

La frase: “La mitad de lo que digo no tiene sentido, pero lo digo solamente para llegar a ti, Julia”

Never Is A Promise (1996) – Fiona Apple

El debut de Fiona Apple fue en forma de un álbum confesionario, la de un diario de una adolescente a punto de madurar como una mujer completa. Su voz sutil y su admirable capacidad compositiva llamó la atención lo suficiente como para desenvolver el misterio alrededor de ella a través de una serie de canciones claves -Criminal, Shadowboxer, o Sullen Girl- como ésta, en la cual se desmarca del resto y se encierra ella misma en un concepto propio que pueda entenderse en emancipación, soledad o alienación.

La frase: “Dices que nunca me dejarás decepcionarme de esperanzas tan altas, pero nunca es una promesa y no te puedes permitir mentir”

If It Be Your Will (2005) – Antony

Es de conocimiento general que casi todas los poemas de Leonard Cohen son mejor interpretados en la voz de otros -como en el caso de Hallelujah por Jeff Buckley-, pero en documental y concierto tributo I’m Your Man, la delicadeza de Antony quebró todas las barreras impuestas por los hombres para rendirnos a una belleza de tal pureza que sólo es posible de apreciar en varias escuchas. If It Be Your Will contiene todas las virtudes líricas de un Cohen en estado de gracia, pero es con Antony que cobra ribetes de trascendencia épica.

La frase: “Permite tu misericordia derramarse en éstos corazones ardiendo en el infierno. Si es tu voluntad hacernos bien y unirnos, oh, átanos fuerte, todos tus hijos aquí en harapos de luz, vestidos para matar y acabar ésta noche”

Dust In The Wind (1978) – Kansas

La vida y la muerte son conceptos lo suficientemente trascendentales como para ser objeto de una reflexión de corte filosófico así como los temas principales de muchas de las mejores canciones compuestas. Es el caso de Kansas quienes reflejan su preocupación por la mortalidad y el paso del tiempo en una canción de letras sencillas, pero bajo una escenografía melancólica y poética que sirve tanto de epitafio como un síntesis final de una vida.

La frase: “Todos mis sueños pasan por delante de mis ojos, una curiosidad. Polvo en el viento, todo lo que somos es polvo en el viento”

BONUS TRACK:

Back In Black (2006) – Amy Winehouse

La ahora triste y prematuramente muerta, Amy Winehouse, firmaba el lado oscuro de su díscola e intensa existencia. Si Rehab era su alegato a la vida, entonces Back In Black era todo lo contrario; el lamento perpetuo a sus errores pasados, el fracaso y la muerte tanto física como emocional. El fin de un amor es también la conclusión de un capítulo en su vida por lo que Winehouse decide componerse un ominoso réquiem y cantarlo con murria y resolución. Porque ella entiende que nada muere del todo, sino se transforma en algo mejor y perdura en el recuerdo a lo largo del tiempo en los momentos que fueron felices.

La frase: “La vida es como una tubería y yo soy un pequeño centavo rodando dentro de las paredes”