50 covers (del 40 al 31)

por G. Bastas Chipoco


40. I Fought The Law – The Clash, 1979
original de The Crickets, 1959

En su versión original de The Crickets (post Buddy Holly) la canción pudo haber sido sobre irse a la cama tarde, pero debido a la rabiosa pasión punk-rock de The Clash la hace sonar como el lamento de unos forajidos huyendo de una chain gang.

El momento: con su retumbante inicio conducido por el tom tom, combinado a la desgarrante guitarra de dos notas de Mick Jones, el track destroza oídos como una revuelta en Lurigancho.

39. Sacrifice – Sinéad O’Connor, 1992
original de Elton John, 1989

La cantautora irlandesa ha sabido combinar su repertorio entre canciones de primal scream con odas inspiradas en los cantos gregorianos y la espiritualidad Rastafari. La canción es parte del tributo al dueto Elton John/Bernie Taupin llamado Two Rooms, en él O’Connor demuestra que unsusurro es tan potente como un grito.

El momento: hacia la última mitad de la canción cuando O’Connor aumenta su rango y le agrega dramatismo al coro. “It’s no sacrifice just a simple word, it’s two hearts living in two separate worlds” cobra mayor calado.

38. Wichita Lineman – Dennis Brown, 1970
original de Glen Campbell, 1968

¿Un chiquillo de Kingston versiona el lamento de Glen Campbell de un técnico de teléfono del midwest Americano? Parece una idea descabellada, pero el resultado es impresionante. Destinado a ser un grande del reggae, el adolescente Brown canta con la pureza de un corista, que en vez de ser incongruente resalta la calidad y atemporalidad de la canción.

El momento: la cristalina claridad del comienzo: “I am a lineman for the county”.

37. Heartbreak Hotel – John Cale, 1975
original de Elvis Presley, 1956

Tan oscuro y aventurero como cuando estaba con los Velvets, el homenaje de Cale a Elvis tomó el ánimo triste del rockabilly original y lo tiñó de negro. Los chirriantes sintetizadores góticos, guitarras como chelos y esa atmósfera de funeral disimularon el hecho que Cale estaba siguiendo la melodía nota por nota.

El momento: el siniestro riff salido del Texas Chainsaw Massacre al inicio de la canción.

36. Gloria – The Patti Smith Group, 1975
original de Them, 1965

El primer single de Patti Smith fue una meditación de Hey Joe acompañada con un piano. Para su álbum debut, Horses, enlistó una banda de rock completa, pero en Gloria, la vena poética corre libre mientras Smith convierte la libidinosa melodía de Van Morrison en un himno de autodeterminación espiritual.

El momento: el verso que abre, “Jesus died for somebody’s sins, but not mine”.

35. Dear Prudence – Siouxsie & The Banshees, 1983
original de The Beatles, 1968

Incomprendidos en su momento, el acercamiento de los Banshees al punk fue más experimental aunque con genuina sensibilidad pop. Aún así fue una rareza, entonces, que grabaran una canción de The Beatles y se convirtiera en su mayor hit. Parecía una canción hecha precisamente para Siouxsie y compañía.

El momento: la hipnotizante coda “look around-around”; el punk coquetea con la psicodelia.

34. You Spin Me Right ‘Round – Dope, 1999
original Dead Or Alive, 1985

La gran sorpresa, y mejor track, de la banda sonora de American Psycho. Si antes era impensable que una banda hardcore versionara un pastiche synthpop de altas connotaciones gay los Dope cambiaron eso. Guitarras machaconas conducen la canción y el registro alto de Pete Burns se cambia por el gruñido distintivo del metal. Curiosamente funciona incluso mejor que el original.

El momento: el coro. A Patrick Bateman le hubiera gustado.

33. Cloudbusting – Novembre, 2001
original de Kate Bush, 1984

El relato surrealista de amor padre-hijo de Bush entra al campo del death metal con el mismo estilo oscuro y hechizante que el original. La banda italiana le imprimió temperamento y nervio a su arreglo avant-garde, mientras que Ann-Mari Edvardsen canta al estilo de una dominatrix inglesa de clase alta.

El momento: la manera en la que Edvardsen canta los coros bajo el ritmo pulsante de una marcha militar reforzando el opresivo mensaje de la canción.

1232. Chimes Of Freedom – Youssou N’dour, 1994
original de Bob Dylan, 1964

El senegalés encontró la apocalíptica visión de libertad de Dylan cuando se le eligió como himno de la gira de 1988 de Amnesty International junto a Springsteen, Sting y Peter Gabriel. Sintiendo que su pobre ingles no le haría justicia, produjo esta épica versión en dialecto wolof en 1994.

El momento: el ritmo sobre la cataclísmica percusión ritual, el coro en francés lo hace un excelente ejemplo de apropiación cultural.

31. Loverman – Metallica, 1998
original de Nick Cave & The Bad Seeds, 1994

Cuando ya les escaseaban las ideas a Metallica tuvieron que regresar a sus días de garaje y versionar canciones de sus ídolos a ver si así se les iluminaba el foco. Entre ellas estaba Loverman, una agria y violenta canción de amor que sólo Cave podía firmar, pero que Hetfield siempre debió cantar.

El momento: el fraseo susurrante de Hetfield mientras deletrea el acrónimo de Loverman hasta que ruge en alcohólico éxtasis.

Anuncios