50 covers (del 30 al 21)

por G. Bastas Chipoco


30. I’m A Believer – Robert Wyatt, 1974
original de The Monkees, 1966

The Monkees podrían asegurar que este es el perfecto single pop de tres minutos, pero le tomó a la melancólica voz de Robert Wyatt y a sus radicales transformaciones en su música hacerte vivir esta composición de Neil Diamond. Repitiendo los acordes del piano, bajo, batería y violín re-potencian por completo la canción.

Momento clave: los coros finales donde la voz de Wyatt, quizá intensificada por su reciente accidente y confinamiento a una silla de ruedas, son simplemente intensos.

29. Black Steel – Tricky, 1995
original de Public Enemy, 1988

Tricky una vez afirmó que Chuck D de Public Enemy era “su Shakespeare”. Su tributo reemplazó la militancia funky del hip-hop original con una hiper-agitada amalgama de electrónica distorsionada, gruñidos asmáticos y, lo más osado, la delicada voz de Martina Topley-Bird.

Momento clave: cuando Tricky desliza “Now you switch on, you switch off” y muta la gramática del rap a su nuevo y enteramente nuevo registro inglés.

28. Jealous Guy – Roxy Music, 1981
original de John Lennon, 1971

Grabado como un tributo a John Lennon después de su asesinato en diciembre de 1980, la oda de auto-obsesión del ex-Beatle le dio a Roxy Music su único single número uno en el Reino Unido. En el proceso, transformaron una exquisita pero desamorosamente producida miniatura en una recargada balada de seis minutos todavía preservando su intimidad.

Momento clave: cuando el suave manierista solo de guitarra le cede al luminoso, suntuoso saxo.

27. Summertime Blues – The Who, 1968
original de Eddie Cochran, 1958

Más que cualquier otro de sus pares de los 60’s, The Who representaron el mismo joven desafecto de los hombres de la clase obrera al igual que sus ancestros norteamericanos del rock & roll de los 50’s. La machacona guitarra de Townshend y libidinosos aullidos de Daltrey le agregan pura agresividad.

Momento clave: el primer “KLANGGG” de la guitarra le impone pulso de forma espléndida.

26. I Just Don’t Know What To Do With Myself – The White Stripes, 2003
original de Dusty Springfield, 1964

La primera pareja de garage rock son sólidos en los covers en su misión de conservar con vida las tradiciones de la composición del ultimo siglo. Ciertamente, los días cuando todos se sabían una melodía de Bacharach/David ya fueron. Pero su tratamiento a esta, originalmente un top 5 de Dusty Springfield, es impresionante en su intensidad emocional.

Momento clave: los acordes demoledores en “like a summer rose, needs the sun and rain”.

25. Redemption Song – Joe Strummer & The Mescaleros, 2003
original de Bob Marley, 1980

Con un gentil rasgueo de guitarra acústica y una atmósfera austera, Strummer recrea el himno crepuscular de Bob Marley como un íntimo blues de sabiduría callejera. Mientras que para el jamaiquino la canción era una declaración de principios, para Strummer es una descorazonada súplica. Una misma canción sirve de testamento para dos tótems de la música del siglo XX.

Momento clave: la vulnerable emoción que Strummer conjura al cantar “Emancipate yourselves from mental slavery, none but ourselves can free our minds”.

24, Why Can’t We Live Together – Sade, 1985
original de Timmy Thomas, 1972

En el zénit de la codicia de los 80’s y la angustia de la Guerra Fría, la anglo-nigeriana Sade Adu insinuaba al mundo este sensual y nostálgico llamado de paz, amor y entendimiento. El track final de su inmensamente vendedor Diamond Life presentaba el hit de Tommy Thomas a una completa nueva generación. Quizá le falte el órgano funky del original, pero su voz nunca sonó más fuerte.

Momento clave: el final “Gotta live, gotta live”.

23. Money – Easy Star All-Stars, 2003
original de Pink Floyd, 1973

Sí, es una version reggae del clásico de Pink Floyd de The Dark Side Of The Moon. La reactualización de la visión de Roger Waters sobre de la ambición y el consumismo adquiere la textura de un ghetto urbano. Drásticamente alterada, tiene los elementos que tanto puristas progresivos y rastafaris podrían esperar, y sí, funciona bien, mucho mejor de lo que cualquiera podría esperar.

Momento clave: al inicio, en vez de monedas y cajas registradoras, hay tosidos y hash pipes.

1122. (I Can’t Get No) Satisfaction – Devo, 1978
original de The Rolling Stones, 1965

¿Quién se habría imaginado que cinco nerds disfrazados con macetas en la cabeza podrían atentar con tal monolito de los 60’s y triunfar? De alguna forma estos anti-Darwin robo-punkers cambiaron el desafecto de Mick Jagger por consumismo moderno en su propia retro-futurista lógica y la completa rebeldía de los Stones en una irresistible pieza funky de techno-pop.

Momento clave: el cantante Mark Mothersbaugh repitiendo casi interminablemente “baby-baby” como si fuera un robot averiado.

21. Only Love Can Break Your Heart – St. Etienne, 1990
orig. Neil Young, 1970

No todo el acid-house era sobre euforia. La escena de las Baleares emergente de Ibiza tenía una proclividad por la melancolía entre tanto hedonismo, y esta canción encajaba perfectamente en el medio de todo eso. El estilo indie de la voz de Moira Lambert conduce un ritmo hip-hop con lustrosos sintetizadores dándole al humor contemplativo y triste de Neil Young un giro modernista.

Momento clave: hombres maduros llorando en la pista de baile.