50 covers (del 10 al 1)

por G. Bastas Chipoco


10. Cocaine – Eric Clapton, 1977
original de J.J. Cale, 1976

Ya bien establecido y con el título de Dios, Eric Clapton lanzó su álbum mejor enfocado, Slowhand. Con Cocaine, Clapton engloba sus virtudes en estado de gracia: precisión, sensibilidad pop, un riff memorable y su voz rasposa en temas que él conoce mejor que nadie. Si bien había grabado otros covers -de Bob Marley, Robert Johnson, Jimi Hendrix, Bob Dylan-, J.J. Cale ocupa un lugar aparte en sus gustos personales, y Cocaine en su carrera.

Momento clave: el riff que conduce la canción antes de recalcar She don’t lie, she don’t lie, she don’t lie, cocaine!”. La versión de 7 minutos del directo Just One Night (1980) es la mejor de todas.

9. Twist And Shout – The Beatles, 1963
original de The Isley Brothers, 1960

The Beatles grabaron su versión como single para su debut Please, Please Me y el mundo cambió. La voz cruda y directa de John Lennon suena como la de un concierto en vivo, a eras de diferencia del insípido y computarizado sonido de estudio de hoy.

Momento clave: el gruñido de John “Shake it up baby” después de los aaahs de Paul y George en el medio de la canción.

8. Mr. Tambourine Man – The Byrds, 1965
original de Bob Dylan, 1964

El folk y el rock eran géneros irreconciliables, demasiado solemnes y muy banales, respectivamente, para que contemplaran su existencia mutua, hasta que estos beatlemaniacos californianos fusionaron dos tipos de música en un exquisito y harmonioso cover de Bob Dylan. La letra refleja cómo Dylan, cansado de polémicas, estaba consumido por la seducción de música pura. The Byrds completaron la transición de Dylan antes que se volviera eléctrico en Newport en un sonido único que fue número 1 del chart.

Momento clave: el humeante intro de guitarra.

7. Smells Like Teen Spirit – Tori Amos, 1992
original de Nirvana, 1991

Quizá sí haya un patrón recurrente para un buen cover y pueda que sea menos es más. Desprovista de cualquier arreglo, la voz aterciopelada de Tori Amos y su piano elevan a un nivel de trascendencia insospechada el grito de adolescente alienación artístico-existencial de Kurt Cobain. Sin riffs ni quejidos, solo música.

Momento clave: el aaaahh que lleva a una estrofa a la otra. Esto era el verdadero nirvana.

6. Tainted Love – Soft Cell, 1981
original de Gloria Jones, 1964

Con la brillante tensa voz de Marc Almond le da un delicioso giro conceptual a este monolito soul sesentero (de Gloria Jones, fallecida madre de Rolan, hijo de Marc Bolan) convirtiéndolo en el felino himno synth-pop ochentero que es. Soft Cell transformó soul en una especie de acid house.

Momento clave: el combo de sincopados aplausos y keyboard que empujaron a millones a la pista de baile.

5. Respect – Aretha Franklin, 1967
original de Otis Redding, 1965

La reina del soul Aretha tomó el original de Redding y lo convirtió en un monumento de proto girl-power tres décadas antes de las Spice Girls. Redding cantaba: “All I’m asking is for a little respect when I come home”. Franklin cambió el “I” (yo) por “you” (tú), agregó el r-e-s-p-e-c-t, e hizo la canción suya.

Momento clave: “Sock it to me sock it to me sock it to me sock it to me”.

4. Hallelujah – Jeff Buckley, 1993
original de Leonard Cohen, 1984

Si Leonard Cohen tiene un defecto (y eso ya es demasiado decir) es su debilidad por omnipresentes y cargados arreglos de sintetizadores en sus canciones, y no se hace más evidente que en el original de ésta magnífica canción. Es por eso que Jeff Buckley la priva de todo y la canta con su celestial voz de corista. La versión definitiva. Exultante.

Momento clave: la serena e interminable nota de falsetto hacia el final.

3. My Way – Sid Vicious, 1979
original de Frank Sinatra, 1969/Paul Anka, 1969

Apuñaló a muerte a su enamorada Nancy Spungen y murió poco después de una sobredosis de heroína provista por su propia madre. Pero Sid Vicious debería también ser recordado por su forajida versión de la canción que hizo famoso a La Voz, grabada junto a los remanentes de The Sex Pistols tras la partida de Johnny Rotten. Los Pistols rockean como el carajo y Vicious ruge a lo largo de la reivindicativa letra de la canción con retorcido placer. Es loco, hilarante, fascinante.

Momento clave: Vicious canta el primer verso en tono burlón -insertando obscenidades en el camino-, entonces la guitarra y la batería la rompen.

2. Always On My Mind – Pet Shop Boys, 1987
original de Elvis Presley, 1972/Brenda Lee, 1971

Los PSB en su mejor forma elevaron la tierna elegía de Elvis a una monumental explosión de pop camp. Chris Lowe conjura una sinfonía electrónica de retumbante batería, glorioso arreglo de cuerdas y brillante sintetizadores para enmarcar la cristalina voz de Neil Tennant. “Perdón por tratarte mal”, se lamentaba Elvis. “Serías un tonto por perderme”, parece ser el mensaje de Tennant.

Momento clave: el sample de trompeta antes que la canción tome vuelo en Da! Da-da-da-da-da. Da!

1. All Along The Watchtower – The Jimi Hendrix Experience, 1968
original de Bob Dylan, 1967

La version de Hendrix dinamitó y enterró el track original del álbum John Wesley Harding de Bob Dylan. Una ligera balada reemergió como una mini pieza épica con un poderoso intro de tres acordes marchando como un trueno y la letra de Dulan estremeciendo como un ominoso epitafio de los 60’s.

Momento clave: las últimas palabras –“And the wind began to howl!”– antes del tormentoso solo final.