Mucho ruido, pocas veces…

por G. Bastas Chipoco


La tan mentada garra de Chihúan no alcanzó para ponerse el equipo al hombro y liderarla hasta Semifinales En la historia reciente del deporte nacional el adverbio casi se ha vuelto el motto, de hecho el ethos, con que los deportistas parecen valerse para justificar la falta de contundencia de resultados. Del mismo modo la gente de a pie también se cobija bajo el mismo manto de conformismo.

Tras los desastrosos resultados conseguidos por la selección nacional de vóley en el Mundial Japón 2010 lo primero que se me viene a la mente es la larga letanía que sufre el hincha peruano alentando a una escuadra que no rinde y no da los resultados que la expectativa promete.

Es posible que se arguya la falta de apoyo que tiene el vóley en el país, pero eso no ha sucedido este año en particular en que gracias a Entre Emilio Córdova (foto) y los hermanos Cori hay más oro que los últimos veinte años de fútbol y vóley una campaña de Frecuencia Latina y varios otros auspiciadores han fogueado a las selecciones menores y mayores en pequeños torneos y cuadrangulares. Práctica hubo y con anticipación.

Por el contrario, no es tanto así porque el también relegado surfing nacional ha logrado el campeonato mundial por equipos dejando atrás al titánico Australia. Tanto en vóley como en surf corre dinero gracias a la inversión privada como del bolsillo propio del deportista; amén a la desidia presupuestal del IPD.

Es en el surf donde Perú consigue satisfacciones con regularidad. Hubieran más aún de contarse con los recursos que un campeón mundial necesita La hora del saque

Los días en que el fútbol acaparaba la atención mediática ya pasaron. Gracias a la cobertura del canal 2 y a envidiables índices de sintonía se puede hablar de un cambio de actitud y los ojos del hincha están cambiando de dirección.

Con la sistemática vergüenza que la selección de fútbol nos hace pasar es lógico buscar equipos que nos hinchen el orgullo patrio. Es el mejor momento para una explosión y oleada de nuevas tendencias: La campeona mundial Kina es la única capaz de enarbolar la bandera con propiedad y justiciael  ajedrez (los hermanos Cori y Emilio Córdova), el box (Kina Malpartida) y ahora el surf. El vóley tuvo su chance en este mundial, pero la desperdició y decepcionó.

Si bien el peruano es generoso y lo perdona y olvida todo, las chicas regresarán en olor a multitudes como las recias guerreras que la prensa, siempre efusiva y redactando en hipérbole, y se le dará paso al facilismo, la complacencia y a la celebración del casi-casi y la mediocridad.

La selección de vóley demostró ser matadora, pero de ilusiones.