“The Tourist” y el porqué dos superestrellas, un director galardonado y locaciones europeas no garantiza el éxito

por G. Bastas Chipoco


El director Florian Henckel von Donnersmarck venía de hacer The Lives Of Others, la mejor película europea del 2007 según la Academy Awards. Angelina Jolie probó ser una actriz de acción sólida y creíble con Salt y Johnny Depp de hacer millones como el payaso gótico The Mad Hatter en el bodrio Alice In Wonderland. En teoría es una fórmula para un blockbuster de temporada, pero nada que ver.

El primer y fatal error del filme es su historia tan enrevesada como simplista. Una pésima adaptación de la interesante Anthony Zimmer. El segundo es compensar el vacío argumental con sistemáticas escenas de persecución y acción que poco sentido le da al meollo de la película. El tercer error es desaprovechar un equipo que tiene tantos galardones como la selección de fútbol brasilera. El guión está firmado por Christopher McQuarrie y Julian Fellowes (ganadores del Oscar por The Usual Suspects y Gosford Park, respectivamente).

Angelina Jolie se encuentra tan sexy como siempre, pero su femme fatale es plana e inverosímil, sin la gracia que Grace Kelly tuviera de ser un thriller de Hitchcock. La peor parte va para Johnny Depp quien parece descender en una espiral de irrelevancia en su impronta interpretativa a medida que se sigue imbuyendo en megaproducciones que lo alejan de su talento natural por personajes carismáticos, pero limítrofes como Ed Wood, Hunter S. Thompson, Ichabod Crane, George Jung o el Dillinger de Michael Mann.

Hubieron sonados casos en Hollywood de cómo filmes confeccionados para el éxito fracasaron de manera tal que resultaron el final de carreras -recordar el caso de The Bonfire Of The Vanities– por lo que, considerando que todos los implicados son nombres muy fuertes dentro de la industria, podría ser el final de Henckel von Donnersmarck quien tras su debut se dejó engullir por la industria y sólo escupieron sus huesos.

Lo bueno: las locaciones de París y Venecia son dignas de postal por lo que Europa siempre es y será un sitio ideal para filmar.

Lo malo: Johnny Depp está insufrible como un apático profesor de matemáticas. Ahora sólo la hace linda de pirata o bufón.