“Collapse Into Now” o cómo R.E.M. resume 30 años de carrera y 14 álbumes en 12 canciones

por G. Bastas Chipoco


La salida de Bill Berry (baterista) fue un golpe que la banda no pudo paliar sino hasta hace poco cuando lanzaron Accelerate, muchos le llamaron su disco de regreso (o comeback) y en cierta forma lo fue, pero éste es el que pasará a la historia, aquí están todas las virtudes de R.E.M. sin destilar: directo, inmediato, espontáneo, creativo.

La naturaleza de Collapse Into Now es como la de una síntesis de dos placas fundamentales en la discografía de la banda: el guitarrero Accelerate y el acústico, íntimo y preciosista Automatic For The People. Ambos trabajos repercuten y marcan la pauta en los tracks de éste trabajo.

ÜBerlin, Every Day Is Yours To Win, Oh My Heart y Walk It Back suenan a piezas intimistas y de letra confesionaria, de esas que se canta para uno mismo y desentraña emociones subyacentes en el recuerdo, la nostalgia, el olvido o la pérdida. Del mismo modo Discoverer, Mine Smells Like Honey y All The Best bien encajarían en el ruidoso Monster o Green.

Sin una carga política –que sazonó el soporífero Around The Sun y parte del Accelerate– el álbum se digiere en una escucha fluida con ribetes de sorpresa: R.E.M. desempolva la mandolina y el acordeón ¿Alquien recuerda Losing My Religion y Shiny Happy People? y da rienda suelta a las letras enigmáticas e indescifrables comunes en Stipe.

Sin ser un álbum visionario o vanguardista la música de R.E.M. aquí suena relevante y atemporal, características básicas en una obra maestra.

Lo bueno: ÜBerlin puede ser el nuevo Drive o Leaving New York, una canción instrospectiva para escuchar con los ojos cerrados y cantar.

Lo malo: no hay un single con gancho, son canciones de gusto adquirido. Un delicatessen.