“The Adjustment Bureau” y la metafísica al servicio del cine romántico

por G. Bastas Chipoco


Hay ocasiones en que los realizadores deciden plantear historias bajo una mitología propia. Crear un universo propio al servicio de sus personajes e intereses. En muchos de los casos fallan miserablemente y caen en la redundancia o el exceso, con The Adjustment Bureau no sucede ello, es un filme exitoso que cumple con amplitud las promesas que ofrece.

A diferencia con Inception, esta película tiene una mejor diálogo con el público y es mucho más sencillo alcanzar una empatía con la historia en general que la trama intrincada e innovadora que supuso ser la obra de Christopher Nolan. El hecho que The Adjustment Bureau sea en esencia un filme romántico juega a favor para tender los puentes hacia el espectador a aceptar los caprichos de la ciencia ficción que enriquece el argumento.

Matt Damon –en una performance digna de su capacidad y la calidad del guión: cumplidora hasta sus propias limitaciones- es un político joven en ascenso cuyo destino pareciera ser la grandeza quien conoce de forma fortuita a una talentosa bailarina –Emily Blunt cuya carrera crece lenta pero segura- de quien se enamora y vive un intenso y accidentado affaire.

Es entonces cuando intervienen ciertos agentes quienes se aseguran de cumplir el estricto plan del destino de la gente diseñado por una fuerza omnipresente, abstracta y omnisciente. Con algunos ecos al Wings Of Desire de Wim Wenders, estos cuasi ángeles u observadores cumplen una misión silenciosa en pos del bien colectivo aunque en éste caso impida el amor genuino de los protagonistas.

El sentimentalismo propio de un filme romántico se conjuga bien con los elementos sci-fi que se plantean aquí, quizá de haber sido más osados ésta sería una obra mucho más épica, compacta y tremendista, aunque el resultado final sea en general muy positivo e inesperado.

Lo bueno: es un filme inteligente sin ser pretencioso, en su sencillez y honestidad radica su encanto y gusto.

Lo malo: Matt Damon sigue siendo un actor sobrevalorado que todavía no encuentra un rol que impulse su registro actoral.

Anuncios