Unas 25 canciones más para romper con tu pareja (y deprimirte un poco después)

por G. Bastas Chipoco


Cheers Darlin’ (2001) – Damien Rice

El hipersensible trovador irlandés Damien Rice tiene el indiscutible talento de calar en lo más profundo de las emociones humanas y trabajar desde allí la composición de sus canciones, la gran mayoría desgarradoras y descorazonadas. A inicio de siglo Rice obtiene su oportunidad dentro del circuito mainstream después de haber tocado en pubs de las Islas Británicas; temiendo que la industria discográfica diluyera su arte, lo que sucedió fue todo lo contrario, el rango de alcance de la música de Rice creció y las posibilidades que aumenten los suicidas en el mundo.

La frase: “Salud, cariño. Me diste tres cigarros para fumarme las lágrimas. Y muero cuando mencionas su nombre. Y mentí, debí haberte besado cuando corríamos en la lluvia”

Pictures Of You (1989) – The Cure

La obra maestra definitiva del rock gótico más melódico y emocional coronó la discografía irregular de The Cure, una banda en el vaivén entre la leyenda y la extinción. Robert Smith firmó una sentida remembranza de un amor que quedó encapsulado en el recuerdo físico el cual nos bofetea en el presente para trasladarnos a tiempos que eran mejores. Sin embargo, lo romántico que puede resultar volver a vivir también se convierte en una pesadilla cuando los malos recuerdos salen a flote y las razones por la que rompimos en un primer lugar.

La frase: “He estado viendo tanto éstas fotos tuyas que ya casi creo que son reales. He estado viviendo por tanto tiempo mis fotos de ti que ya casi creo que son todo lo que puedo sentir”

Maggie May (1970) – Rod Stewart

Cuando Rod The Mod recién empezaba y era una rubia promesa y no el viejo verde de hoy que rockea cual dinosaurio siempre al borde de la extinción compuso la que viene a ser su tema definitivo: una canción de desamor y despecho por la mujer que le rompió el corazón. Si bien el tema no es para nada original aunque sí biográfico, el giro está en que la susodicha era alguien mucho mayor que él, una señora que lo utilizó para sus deseos y necesidades de cama. Pero como el buen Rod no es ningún tonto, después de pasarla bien (y un poco mal) rompe con ella y se consigue una banda para rockear; el resto es historia.

La frase: “Oh, Maggie, deseo nunca volver a ver tu cara. Hiciste de mí un idiota de primer clare, pero fui tan ciego como un tonto puede serlo. Robaste mi corazón pero te amo de todos modos”

Try Sleeping With A Broken Heart (2009) – Alicia Keys

La aterciopelada primera voz negra del R&B estadounidense, Alicia Keys, se abandona al más puro sentimiento con un tema que contiene todos los elementos para convertirse en un clásico de la década que pasó. Si bien The Element Of Freedom es un álbum irregular éste tema de Keys es extraordinario y una de sus composiciones más sólidas, honestas y menos manufacturadas con el fin de gustar y vender. A medida que pasan los años ésta artista cada vez se convierte en una heredera de Diana Ross o Dusty Springfield y sabe equilibrar arte con música comercial.

La frase: “Incluso si estuvieses a millones de millas de distancia todavía podría sentirte en mi cama, cerca de mí, tocándome, tocándome, sintiéndome. E incluso en el fondo del mar todavía podría escucharte en mi cabeza contándome, tocándome, sintiéndome”

Blue Monday (1983) – New Order

La ominosa voz de Bernard Sumner -por lo general adolescente, carismática y expresiva- por momentos se asemeja a la de un Ian Curtis más relajado y que sirve para clavar el ataúd de un amor que no resultó y que fue sino funesto para uno de los amantes al convertirlo en poco menos que un títere sin voluntad alimentado de las migajas del afecto y el amor más vicioso y maligno.

La frase: “Aquellos que vinieron antes de mí vivieron sus vocaciones desde el principio hasta su conclusión. No regresarán más y todavía me resulta tan difícil decir lo que debo decir, pero estoy seguro que me dirás cómo debería sentirme hoy”

I’d Rather Go Blind (1968) – Etta James

La gran dama de la canción, monumento del soul y patrimonio cultural de la música del mundo y demás adjetivos que sobran y faltan, Etta James, en plena era de la psicodelia y el flower-power exuda la inherente honestidad de una mujer emancipada y consecuente con su realidad, su corazón y sus sueños. Como una genuina artista no sólo cantó uno de sus canciones más emblemáticas sino también lo compuso y, de ese modo, le entregó a futuras generaciones una de las canciones más tristes y hermosas jamás logradas.

La frase: “Algo me dijo que esto se acabó cuando te vi con ella hablando. Algo muy profundo en mí dijo ‘llora chica’, cuando te vi y esa mujer irse juntos”

Sexed Up (2002) – Robbie Williams

Mucho en Robbie Williams es pura fachada, pero de cuando en cuando tiene chispazos de sinceridad y quitándose la máscara de hooligan pop se descubre un hombre tan sensible y vulnerable como cualquier otro. Ese es el caso de algunas de sus mejores canciones -por ejemplo la confesionaria Strong-, pero no ésta. Sexed Up es la más venenosa y vilipendiosa ‘vete al demonio’ que se registre en el pop del siglo actual, por lo que Williams se anotó un gol a costa de una de sus amantes ocasiones que de seguro lo irritó. Mucho en Williams es fachada, pero otro tanto no.

La frase: “Vete al demonio, no me agradó tu gusto. De cualquier forma te elegí y eso se ha ido al tacho. Es sábado, saldré y encontraré a otra como tú”

Don’t Dream, It’s Over (1986) – Crowded House

A medidados de los lúdicos años 80’s se podía percibir que el calado emocional de la década iba en descenso a medida que el materialismo propio de la sociedad de consumo capitalista comandada desde Wall St. por los yuppies y la moda de las camisas rosadas a tono con Don Johnson y su Miami Vice invadía la mente del hombre común, la música no era ajena a éste fenómeno. No obstante, y felizmente, una novel y discreta banda se encargó de darle un poco de sustancia al new wave más plástico con el que es un entrañable clásico de esos controversiales años.

La frase: “Ahora estoy caminando de nuevo al ritmo del tambor y estoy contando los pasos hacia puerta de tu corazón. Sólo sombras por delante apenas aclarando el techo, consigo conocer el sentimiento de libertad y emancipación”

You Were The Last High (2003) – The Dandy Warhols

Dentro de la nueva camada de bandas norteamericanas que nacieron con el nuevo siglo -de las cuales The Strokes y The White Stripes resultaron ser lo mejor de esa raza de promesas rotas, has beens y wannabes– los caprichosos Warhols desplegaron una carrera un tanto irregular, pero siempre ambiciosa y con intención de trascender más allá de sus limitaciones creativas que compensan con entusiasmo y difuerzo. Ésta es una de las obtusas composiciones de veinteañeros que no necesitan darle mucho significado a algo sencillo o complican lo que es básico para hacerlo significativo, tú decide cuál.

La frase: “Estoy solo pero soy adorado por cientos de miles más de lo que dije cuando fuiste la última. Y he conocido el amor como una puta de por lo menos diez mil más de lo que juré cuando fuiste la última”

Torn (1997) – Natalie Imbruglia

En ocasiones lo peor que puede sucederle a una canción bien escrita y bien producida es ser un éxito atronador sonando hasta el hartazgo en las radios para conseguir finalmente el desprecio unánime. Pero antes de caer en el olvido y la injusta ignominia Torn es una de esas piezas pop que definen una década y son parte de una generación, Imbruglia supo aprovechar las herramientas que tuvo a la mano para pasar a ser una joven atormentada por el desencanto del amor y la decepción que le produce su pareja y así pasar a la memoria colectiva y a los conteos de MTV.

La frase: “Pues, tú no podrías ser el hombre que adoraba. Tú no pareces saber, parece importarte para qué sirve tu corazón, pero no lo conozco más”

Baby Come Back (1977) – Player

A finales de los 70’s sólo habían dos caminos por seguir en la música: el punk que estaba en pleno apogeo, particularmente en Inglaterra, o el disco que se abría paso en los clubes neoyorkinos. Pero contra todo pronóstico y desde la Costa Oeste una discreta banda con su álbum debut continuó el camino del soft-rock también transitado por Bread y que alcanzaría su zenit con Christopher Cross. La sosegada sensibilidad de Baby Come Back es un susurro melancólico y de fuerte carga emocional en la convulsa y confusa postrimerías de la década.

La frase: “Todo el día usando una máscara de falsa chulería, tratando de mantener una sonrisa que esconde una lágrima, pero tan pronto el sol se oculta vuelve ese sentimiento vacío otra vez. Cómo deseo por Dios que estuvieses aquí”

In The End (2000) – Linkin Park

El experimento más exitoso dentro del subgénero del nü metal fue Hybrid Theory que catapultó una plétora de nuevos músicos coqueteando y mutando con el heavy metal, el rap, el rock alternativo, el grunge y la electrónica industrial. Tal fue el impacto de éste álbum y el fenómeno que se siguió que incluso veteranos como Metallica tuvo que replantearse su sonido para mantener su vigencia -con resultados negastos, recordar St. Anger– o Korn, que pese a haber estar antes en el circuito, después que Linkin Park apareciese no volvió a rockear con la misma fuerza de antes.

La frase: “A pesar de la forma que te burlabas de mí actuando como si fuera de tu propiedad, recordando todas las veces que peleabas conmigo. Estoy sorprendido que llegara tan lejos. Las cosas no son como eran antes, ya no me reconocerías ahora”

Where Have All The Cowboys Gone? (1996) – Paula Cole

En los años en que Alanis Morissette se convirtió en la voz de una generación de furiosas mujeres despechadas y descorazonadas, Paula Cole compone lo que vendría a ser una coda a la obra iniciada por la canadiense. Con una base y tufillo country-western la veinteañera cantautora encapsuló la frustración, desencanto y desesperación de la promesa rota del matrimonio con unos versos cargados de imaginería muy americana y punzante realismo. Pasarán décadas y siglos y la canción seguirá siendo igual de relevante como entonces.

La frase: “Me iré a lavar los platos mientras vas por otra cerveza ¿En dónde está mi John Wayne? ¿En dónde está mi hijo de la pradera? ¿En dónde está mi final feliz? ¿A dónde se han ido todos los vaqueros?”

King For A Day (1999) – Jamiroquai

Cuando Jay Kay, el único miembro constante del colectivo Jamiroquai, terminó su relación con la modelo inglesa Denise van Outen a finales de los 90’s, la separación provocó un revuelo mediático que sumió a la pareja en líos y entredichos a través de portadas de tabloides y talk shows. Kay, siempre tan dado al glamour y ajeno a los escándalos a diferencia de otros ingleses como los Gallagher, despreció la actitud tomada por su ex y se echó a restregarle su mala leche en un tema virulento. Propicio cuando una de las partes empieza una guerra de rumores post-ruptura.

La frase: “Ya no hay amor para que se pierda entre nosotros, supongo que es porque el daño que hiciste es tan grave. Por eso pongo mi cabeza a pensar en lo que podría haber sido, pero tú dejaste en cambio lo que dejaste fueron pedazos de un sueño roto”

Someone Like You (2010) – Adele

Adele debe de ser la promesa más importante del soul británico después de varias figuras -llámense Joss Stone, Amy Winehouse, Duffy– que han tratado de tomar la posta de Sade y, en especial, la de Dusty Springfield. Con una carrera cortísima, pero rutilante -dos álbumes y las mejores y más unánimes críticas- Adele se ha ganado un espacio en donde ella reina como una voz de honestidad emocional, una fuerza de la naturaleza que vive con plenitud y canta sobre lo que su corazón late.

La frase: “Olvídalo, encontraré alguien como tú. Te deseo nada sino lo mejor para ti también. No me olvides, te lo suplico. Recordaré lo que dijiste ‘A veces el amor dura, pero otras en cambio duele'”

Say Hello, Wave Goodbye (1998) – David Gray

El folkie David Gray se presentó al mundo gracias a su hit Babylon en el recomendable White Ladder a finales de ls 90’s, dentro de sus otras curiosas pequeñas piezas de pop acústico, Gray versiona un viejo tema de los sintéticos Soft Cell para calzarlo a su medida y relatarnos una agria despedida de una pareja que no resultó. A veces es bueno despedirse y mandar al diablo con un la suavidad de un rasgueo de guitarra y la apacibilidad de un cantautor inglés.

La frase: “Quita tus manos de mí, no te pertenezco, ves. Y echa un vistazo a mi rostro por última vez. Nunca te conocí, nunca me conociste. Di hola, adiós. Di hola y despídete”

Total Eclipse Of The Heart (1983) – Bonnie Tyler

Sin contar su excéntrico, cuasi erótico y kitsch vídeoclip, la canción cumbre de Bonnie Tyler reunía todo el dramatismo que una canción de desamor y ruptura necesita para convertirse en un himno épico que define una época en una vida. El ronco y agreste registro de Tyler se alza cual flama viva y arrasa con cualquier recuerdo, sentimiento o lastre pendiente. Es una bomba que debe ser escuchada a alto volumen.

La frase: “Hubo una vez en que estaba enamorada, pero ahora me desmorono. Nada puedo hacer, un eclipse total del corazón. Hubo una vez había luz en mi vida, pero ahora hay amor en la oscuridad”

Where’d You Go (2005) – Fort Minor

El lado emotivo y menos pendenciero del hip-hop vino en la forma del proyecto paralelo de la otra mitad de Linkin Park, Mike Shinoda. Grabado con la intención de demostrar sus buenas artes en el altamente competitivo circuito rap estadounidense, Shinoda despliega una visión del género distinto al mainstream; ese es el caso de éste tema que se lanzó en un momento sensible en norteamérica como la guerra en Irak. Lo que bien puede interpretarse como el epílogo de una relación por circunstancias como el trabajo, el servicio militar, la apatía, el egoísmo o cualquier otra razón que lleva un amor morir dentro de cuatro paredes en absoluta soledad y vacío.

La frase: “Me encontré a mí mismo esperando al lado del teléfono porque tu voz me ayuda a no sentirme tan solo, pero me siento como un idiota, trabajando todo mi día alrededor de una llamada, pero cuando respondo no tengo mucho qué decir. Por eso quiero que sepas que es un poco jodido que esté aquí estancado esperando”

Red Red Wine (1983) – UB40

El reggae inglés había sido tratado siempre de formas muy extravagantes -desde el Obladi Oblada de The Beatles; D’yer Mak’er de Led Zeppelin; o Bankrobber de The Clash- hasta que un grupo de blancos desempleados decidieron tomar una vieja canción de Neil Diamond y cantarla para ahogar sus penas de amor. El tema les abrió las puertas en una era en la que Bob Marley ya era una leyenda y el hip-hop se alzaba como la más excitante novedad de las calles. Diamond compuso un tema universal que se aplica a cualquier hombre a quien han burlado y lastimado, los UB40 se encargaron en hacerlo simplemente más popular.

La frase: “Había jurado que con el tiempo los pensamientos sobre ti dejarían mi cabeza. Estaba equivocado, ahora veo que sólo una cosa me hace olvidar. Rojo, rojo vino”

Cry Me A River (2002) – Justin Timberlake

Lo que empezó como un cuento de hadas terminó cual pesadilla mediática con odios, rivalidades, encono y resentimiento entre dos de las figuras pop más queridas por los adolescentes a principios de siglo, la todavía ñoña Britney Spears y el consentido de todos, Justin Timberlake. La supuesta infidelidad de Spears destrozó la inocencia de Timberlake al punto de dedicarle una canción y vídeo los suficientemente explícitos para reivindicar su nombre, su hombría y honra. Lejos o no de haberlo conseguido, lo que sí logró fue firmar un tema que encapsula el despecho y la rabia de una traición.

La frase: “No tienes que decir lo que hiciste, ya lo sé, lo descubrí de él. Ahora no hay ninguna oportunidad para ti y para mí, nunca la habrá ¿Y no te hace sentir triste al respecto?”

Pale Blue Eyes (1969) – The Velvet Underground

El apacible canto de Lou Reed es el susurro, la canción de cuna de un amor imposible que sólo le espera morir o descansar en el sueño platónico. Lejos de la furia de los primeros discos, ésta obra de arte rock se ha vuelto, más de cincuenta años después, en un clásico de la música gracias a una seguidilla de versos más hermosos jamás compuestos. La belleza inherente en Pale Blues Eyes reside también en lo poético que resulta ser una relación puramente idílica.

La frase: “Fue bueno lo que hicimos ayer y lo haría una vez más de nuevo. El hecho que estés casada sólo prueba que eres mi mejor amiga, pero es verdaderamente un pecado. Contemplar tus pálidos ojos azules”

You Give Love A Bad Name (1986) – Bon Jovi

La escena glam metal de los 80’s tuvo canciones y bandas que hoy resultan insoportables e impresentables. Lejos de haberse dormido en sus laureles y tras baches y discos irregulares, Bon Jovi ha sobrevivido a los embates de los tiempos y los coletazos de extinción que sus contemporáneos sufrieron tras la aparición del grunge. Si bien la banda de hoy deja de hacer clásicos y vive con baterías prestadas, sus clásicos de su época más joven son lo que pasarán a la posteridad.

La frase: “Una sonrisa de ángel es lo que vendes, me prometiste el cuelo y me hiciste pasar un infierno. Las cadenas del amor me tienen atado cuando la pasión es una prisión de la que no puedes liberarte”

Ordinary World (1993) – Duran Duran

Producto del extenuante ritmo que la banda atravesó a mediados de los 80’s en su pleno apogeo, Duran Duran perdió el paso y sufrió una serie de cambios drásticos. Después de dividirse a la mitad en dos proyectos paralelos –Arcadia y The Power Station con Robert Palmer en la voz- se reunieron sólo tres de los cinco (Simon LeBon, Nick Rhodes y John Taylor) en 1986 para no volver a ser los mismos ni vender igual. Cuando todo parecía perdido y el grupo se convertiría en un souvenir de la década que pasó, los ingleses lanzaron un álbum de resurrección epónimo. De pronto el futuro parecía promisorio y volvían a ser una de las agrupaciones más cotizadas de inicios de los 90’s ¿gracias a qué? Pues a Ordinary World, el lamento de un hombre dolido por la ausencia de amor.

La frase: “Pasión o coincidencia te motivó a decir ‘el orgullo nos separará’. Pues ahora el orgullo se ha ido por la ventana, corriendo a través del tejado. Me dejó en el vacío de mi corazón ¿Qué me está sucediendo?”

Broken Wings (1985) – Mr. Mister

Escondida en los archivos de los recuerdos ochenteros está ésta canción de los americanos Mr. Mister (pésimo nombre para una banda, pero similar a otros como Johnny Goes To Hollywood o Twisted Sisters) la cual aprovechó de su calmada intensidad y atmósfera para envolver una o dos idea sencillas: hay que aprender a vivir por nuestra cuenta tras la ruptura. Éste ignoto grupo bien pudo haber desaparecido de los anaqueles, pero su obra perdurará para recordarnos que todavía podemos echar vuelo siempre en cuando tengamos vida por delante.

La frase: “Toma éstas alas rotas y aprende a volar de nuevo. Aprende a vivir tan libre y cuando escuches las voces cantar el libro del amor se abrirá y nos dejará entrar. Toma éstas alas rotas”

El Amor Después Del Amor (1992) – Fito Páez

No en vano éste es el disco más vendido en Argentina y una pieza fundamental del rock latinoaméricano, lo que resultó ser la obra maestra del rosarino fue consecuencia de años de enseñanza al lado de su mentor Charly García y de una carrera consistente y ambiciosa en seguir creciendo. Finalmente, para 1992 Fito Páez logra cuajar en perfecto equilibrio sus dotes compositivas como letrista y, en ocasiones cronista, así como músico pop. Difícil de interpretar por sus versos intrincados e imaginería que sólo Páez ha de entender, ésta canción es no sólo un monumento sino un pilar en el cual sostenernos después de haberlo perdido todo.

La frase: “El amor después del amor tal vez se parezca a éste rayo de sol y ahora que busqué y ahora que encontré el perfume que lleva el dolor. En la esencia de las almas, en la ausencia del dolor ahora sé que ya no puedo vivir sin tu amor”