Rock Es Cultura #6: Brimful Of Asha

por G. Bastas Chipoco


Desde los tiempos de la reina Victoria I la influencia de la India ha sido fuerte en la sociedad y cultura británica, no en vano el subcontinente indio era la joya de la corona de la era de máximo esplendor colonial inglés. Es por ello que tras décadas muchos de sus inmigrantes se asentaron en Londres y uno de los negocios en los que más prosperaron fue la de abarrotes.

Así es que en casi todas las esquinas londinenses en donde haya una tienda hay un indio detrás del mostrador. Eso inspiró a Tjinder Singh llamar a su banda Cornershop o ‘Tienda de la Esquina’.

Cornershop

Sin olvidarse de sus raíces Singh compone un tributo al cantante Asha Bhosle quien es la artista más grabada de la Tierra con un catálogo de más de 12 mil canciones, casi todas para filmes de Bollywood en géneros como folk, pop, bhajans en  hindi, tamil, ruso, inglés y bengalí. Al final resultó un combo multicultural en plena era del rock alternativo norteamericano; lo de Cornershop sonaba fresco, único, caótico y divertido al formulismo britpop en boga a mediados de los 90’s.

Lo que en superficie puede parecer una canción de amor, y en cierto modo lo es, es un genuino homenaje a toda una industria musical, a la igualdad racial, a identidad cultural y un guiño generacional a los que los precedieron mencionando desde Marc Bolan, Mohammed Rafi y Jacques Dutronc hasta los discos de 45″ y los sellos Trojan y Argo Records, responsables de publicar material de música india.

Y cantando se iluminan las calles
y los pasadizos del cine.
No nos importan las advertencias del gobierno
sobre su promoción de la vida cotidiana
y las barreras que construyen.

Abundancia de Asha en los 45.