Rock Es Cultura #12: Cold Turkey

por G. Bastas Chipoco


John Lennon y Yoko Ono en la portada de Unfinished Music No.1: Two Virgins (1968)

En los tormentosos últimos años de The Beatles, cuando la separación era todavía creativa más que física, John Lennon fue el primero en demostrar el interés y la capacidad de contemplar una carrera solista con una visión absolutamente experimental lejana a lo que ya venía haciendo, excepto en contadas excepciones como la incomprensible Revolution #9; ese ejercicio de musique concrète influenciado, por supuesto, por Yoko Ono quien venía de hacer ejercicios musicales de naturaleza avantgarde con Fluxus.

Una de las tantas razones de las fracturas en el grupo fue el creciente distanciamiento de Lennon debido a su adicción a la heroína. Un rumor difundido de ese periodo es que fue la misma Yoko quien induciera al beatle al consumo bajo su estricta supervisión. Ono medía la cantidad exacta de modo que no resultara en sobredosis y, de paso, tener ‘enganchado’ a Lennon a su cuidado. Esa creencia vino reforzada por la actitud infantil, regresiva y cuasi edípica -al fusionar a su madre con Ono en un solo ideal femenino en Julia– que mostraba el músico al lado de la japonesa.

Sin embargo, Lennon nunca cayó al foso por lo que después de haber experimentado con la droga la dejó tan rápido como empezó aunque fuera muchísimo más difícil de lo que parecía a diferencia de la marihuana, las anfetaminas o el LCD. Esa limpieza que atravesó junto con Ono la grabó en Cold Turkey, el segundo single del colectivo Plastic Ono Band con un salvaje Eric Clapton en la guitarra -otra víctima de la heroína que saldría del infierno recién en 1973 tras la intervención de sus amigos en el memorable Rainbow Concert– fresco de Cream y Blind Faith y en busca de un grupo fijo.

John Lennon abraza por última vez a Yoko Ono en una sesión de fotos de Annie Leibowitz para Rolling Stone en 1980. Ese mismo día moriría asesinado

Lennon le presentó a McCartney el tema en los últimos días del Abbey Road, pero Paul lo rechazó por considerarlo un exceso. Con la canción lista la lanzó con su sola autoría, la primera vez ya que Give Peace A Chance la enlistó como Lennon/McCartney. Cold Turkey debutó en el Toronto Rock & Roll Revival, festival en tributo al rock formativo de los 50’s. La grata experiencia de tocar junto a Ono, Clapton, Klaus Voorman, su amigo de sus años en Hamburgo, y el futuro baterista de Yes, Alan White, probó ser el impulso que le faltaba para considerar seriamente separar a The Beatles.

Cold Turkey no fue un éxito por lo que Lennon decidió, medio en broma y en señal de protesta, devolvió su MBE al Palacio de Buckingham denunciando también el involvimiento del gobierno británico en el conflicto en Biafra, Nigeria. Ésta canción abrió un universo de posibilidades y marcó la pauta de lo que Lennon traería en el futuro con Well Well Well, Gimme Some Truth y Mother, en el empleó el primal scream de Arthur Janov para defogar y exorcisar sus traumas.

El tema vería la luz dos veces más en Some Time In New York City (1972) en versión en vivo grabada el 15/12/69 en el Lyceum Ballroom en beneficio a UNICEF junto a Ono, Clapton, Keith Moon y George Harrison, la última vez que Lennon tocaría con otro beatle; y en el compilatorio Shaved Fish de 1975.

36 horas
arrastrándome de dolor.
Rezándole a alguien
que me libere otra vez.

Oh, seré un buen chico,
por favor cúrame.
Te prometo lo que sea,
sácame de éste infierno.

La abstinencia me tiene huyendo.

Anuncios