Rock Es Cultura #17: Night And Day (versión U2)

por G. Bastas Chipoco


U2 a principios de los 90 durante su periodo de promoción a Achtung Baby

Para principios de los 90’s, U2 estaba en crisis y al borde de la separación. Tras haber crecido exponencialmente en la década pasada su inmensidad llegó a pesarles tanto que les costaba avanzar hacia nuevos lugares, nuevos sonidos y propuestas. Eran días oscuros para los irlandeses y faltaría algún tiempo más para que pudieran encontrar la inspiración que los llevaría a componer Achtung Baby (1991), su obra maestra definitiva.

Por aquellos años, la otra mitad de la banda, Adam Clayton y Larry Mullen Jr, venían de tocar música de talante sensible y vena americanizada tras su incursión en la música negra durante el Rattle & Hum (1988) mientras que Bono y The Edge se regodeaban en los fríos pasajes electrónicos del industrial y las nuevas cadencias del house y techno que venían de Europa y, en particular, de la frenética escena Madchester (The Stone Roses, Happy Mondays) Ese contraste ayudaría a definir el sonido idiosincrático del U2 noventero y ulterior.

Gracias al proyecto benéfico de la organización Red Hot en su lucha contra el Sida, el álbum Red Hot + Blue (1990) salió luz con la colaboración de grandes nombres como David Byrne, Iggy Pop y Deborah Harry, Tom Waits, Sinéad O’Connor, Lisa Stansfield, entre otros. Todos interpretando clásicos del cancionero de Cole Porter, compositor emblemático de los años del Tin Pan Alley y los años dorados de Hollywood.

U2 posando junto al icónico auto Trabant de fabricación soviética

A U2 le tocó versionar la archiconocida Night And Day a la cual diseccionaron y transformaron en un gélido lamento de obsesión y manía de un amante hacia el objeto de su fijación. Bono contiene en su voz el aullido de una sirena que llama desde lo lejos al amor esquivo y con esa amenazante belleza se perfila el nuevo ritmo electrónico producido por Brian Eno y Daniel Lanois -quienes a la sazon serían los productores de Achtung Baby. Luego elegirían al director alemán Wim Wenders para la realización del vídeo lo que le agregaría una mayor atmósfera.

Éste pequeño proyecto le dio el empujón necesario al grupo para continuar explorando y redirigiendo su atención hacia la experimentación y le dio la oportunidad a U2 para confirmar que no era tan sólo la banda más grande sino la mejor de esa época.

Anuncios